miércoles, 17 de agosto de 2016

¿ Que significa traducir?

Antes de pensar que cualquier persona que conoce bien una lengua extranjera pueda ser un traductor hay que tener algunas nociones teóricas básicas de lo que significa traducir.
Traducir no es una tarea mecánica: muchos podrían pensar eso cuando ponen un texto en un traductor automático.  Es cierto que hay que aplicar unas reglas gramaticales y unos códigos lingüísticos, pero traducir no es trabajo regulado y mecánico.
Empezamos por el significado que tiene la palabra traducir que es comprender el significado de un texto y producir un texto con un significado equivalente en otro idioma.
Se que traducir implica también comprender un texto, una idea o una imagen y producir un output con otro signo u otras formas, pero en esta ocasión no me estoy enfocando al significado semiótico de la palabra traducción, sino nada mas a la traducción escrita de textos.
La traducción es un proceso abierto y creativo, mas sin embargo con un margen de libertad limitado donde se necesita tener mucho respeto hacia el texto origen.
Primer punto clave en la traducción es no ser literal, siempre y cuando se mantenga el significado original. Podemos elegir las expresiones y las palabras que creemos son adecuadas para expresar el mismo concepto en el idioma. http://sntraductor.com/QuienSoy
Por otro lado nuestra libertad como traductores es limitada, nuestro trabajo no es crear una personal interpretación u agregar detalles que no existen en el texto original, porque creemos que el texto puede ser mejor de esta forma.
Un traductor no trabaja bajo el concepto de inspiración, el trabajo del traductor requiere de mucha disciplina, constancia y dedicación. Aunque sea un trabajo creativo en ciertos aspectos no tenemos que olvidarnos que tenemos fechas de entregas y no podemos traducir al ultimo minuto.
Otro paso imprescindible en el trabajo de traducción es la revisión, cuando se termina la traducción hay que leer varias veces todo el texto traducido, comprobar que tiene sentido, revisar la ortografía, el léxico, la forma. Revisar los pasajes del texto que no tenían sentido o con los cuales no estábamos totalmente conformes.

En ultimo deberíamos pasar la traducción a un corrector de estilo para que nos haga las correcciones y nos de las sugerencia que el cree pertinentes. No hay que tener una relación de odio con nuestro corrector de estilo y recodar que equivocándonos aprendemos.

miércoles, 3 de agosto de 2016

LO QUE UN TRADUCTOR PROFESIONAL NUNCA DEBERIA HACER

Puede suceder que a veces un traductor tenga sobrecarga de trabajo: muchos proyectos que seguir, muchas cotizaciones y trabajo administrativo que hacer y luego también está tu vida personal, todos estos factores juntos no tienen que llevar a descuidar ciertos aspectos o a cometer algunos errores que podrían hacernos perder un cliente.

1.   NO SE CAMBIAN LAS FECHAS DE ENTREGA. Las fechas de entrega de un proyecto de traducción se pueden negociar con el cliente, pero siempre al inicio de la comunicación con el cliente, cuando estamos todavía en la fase de la cotización del proyecto. Si sabemos que tenemos mucho trabajo en ese momento podemos negociar con el cliente unos días mas de tiempo, ese es el momento correcto. En cambio no es profesional avisarle al cliente el día de la entrega de que su traducción certificada no estará lista, actuando de esta manera seguramente perderás a ese cliente para futuros proyectos. http://www.sntraductor.com/
2.   NO SABER CALCULAR TU CAPACIADAD DE TRADUCCION. El punto que se acaba de tratar conlleva a este punto. Un traductor profesional siempre sabe cuando puede aceptar un nuevo proyecto, porque sabe cuantas paginas o palabras o cuartillas puede traducir en un día y por lo tanto sabe cuando un nuevo proyecto puede estar listo o si puede realizar el trabajo en los tiempos que el cliente primariamente exige.
3.   NO PROPORCIONAR TARIFAS Y PRECIOS SIN VER DE QUE SE TRATA. Otro error que cometemos los traductores al inicio de nuestra carrera es dar al cliente precios estimados sin ver o leer el proyecto. Es sumamente importante ver y leer lo que vamos a traducir antes de entregar una cotización al cliente. Para el cliente es molesto que el traductor se le incremente después el precio porque no vió de antemano que por ejemplo el archivo contenía gráficos o imágenes que ha que editar para realizar la traducción. El trabajo de edición implica mas tiempo y consecuentemente un incremento en la tarifa del servicio. O por ejemplo otro caso recurrente es cuando el traductor se da cuenta que la traducción tiene una terminología mas compleja de la a primera vista parecía y se vas a tardar mas para realizar el trabajo y va a haber un incremento en el precio.

4.   NO MENOSPRECIES TU TRABAJO. Puede haber momentos donde no tienes mucho trabajo y aceptarías cualquier trabajo aunque el precio sea mucho más bajo que tu tarifa estándar. Un traductor profesional por unas razones muy sencillas rechaza estos tipos de trabajo: primariamente la cantidad de dinero no cubre los costos del servicio y en segundo lugar ese cliente siempre va a querer pagar la misma cantidad también para los siguientes trabajos que te quiere ofrecer.